Gerardo Vallejo

1942-2007, Director

Gerardo Vallejo creyó siempre en el poder de las imágenes para cambiar al mundo, para contar la historia de los sin voz, documentando las maneras de hablar, de pensar y de ser tantos personajes anónimos de la historia del pueblo
argentino. Sus referencias literarias, El Quijote y Martín Fierro, a quienes llegó a reunir dialogando en una de sus películas, revelan el perfil de un idealista que se
rebeló constantemente contra la injusticia. Su cine fue más allá de la denuncia, para hablar de la dimensión humana del dolor y la dignidad ante la muerte. Su participación en el Grupo Cine Liberación junto a Solanas y Getino lo convirtió en testigo y narrador del drama argentino del siglo XX, desde la perspectiva esperanzada de quien aspiraba a modificar el curso de la historia.
Y fue a la vez un cine de esperanza, de testimonio y de optimismo, que volcó en
imágenes y sonidos una concepción humanista y comprometida de la
existencia.
Nos deja todo eso y también la imagen emocionada de su querida patria chica,
Tucumán, en los rostros y las voces de los cañeros, los ferroviarios, los paisanos de su tierra, sus hermanos.

José Luis Castiñeira de Dios. Músico