Eduardo Mignona

Escritor, guionista, director de cine. 1940-2006

La mano y el corazón todavía se resisten a hablar del querido y talentoso Eduardo en tiempo pasado y tal vez esto sea así para siempre.

Más allá de la pérdida sin remedio, es cierto que mediante sus obras, la entidad de los creadores se sitúa en un tiempo eterno, suspendido, siempre presente.

Para los espectadores de cine, Mignogna seguirá viviendo en la voz de ”Evita quien quiera oír que oiga” en el homenaje a los capocómicos de “Flop”, en la tibieza del “Sol de otoño”, en la luz solitaria de “El faro”, en las almas desamparadas de “La fuga”, en las peripecias de “Cleopatra”, en la suave brisa de “El viento”.

Para sus lectores, ahí está en “Cuatrocasas”, “En la cola del cocodrilo”, “La Fuga”, y en su última novela, “La señal”.

Las huellas de su trabajo de narrador también quedan impresas en numerosos documentales, videos didácticos y series televisivas como “Horacio Quiroga, entre personas y personajes”, “El beso del olvido” o “Cartoneros de Villa Itatí”.
Como amiga y colaboradora le doy las gracias por su risa, por su generosidad y por haber desplegado una mirada sensible y compasiva sobre los semejantes en el conjunto de su obra.

Para quienes lo conocimos, Eduardo Mignogna sigue viviendo, simpático y generoso, en esa dimensión del presente que es la memoria.

Graciela Maglie. Guionista.